jueves, 26 de mayo de 2011

UN MOMENTO DE DESCANSO


UN MOMENTO DE DESCANSO, la última novela de Antonio Orejudo, es el objeto del debate en la última reunión de contertulios del Club de lectura. Se acaba el curso pero no las gans de leer y de seguir intercambiando opiniones en el  próximo curso. Esta es una novela divertida, con muchos matices y variados aspectos sobre los que discutir y mostrar acuerdos y desacuerdos, ya que el autor no deja títere con cabeza, y a todos nos toca algo de lo que critica, aunque a unos más que a  otros. 
Como introducción a la reunión del próximo martes  31, ahi va una de las muchas perlas, sazonada de ironía, que nos ofrece la novela:

"Los humanistas seguían empeñados en trabajar con textos. Textos que comentaban otros textos, que a su vez glosaban otros más remotos, en una espiral hacia arriba que les había hecho perder el contacto con el mundo empírico. Tenían una idea decorativa del mundo. Creían que todo era un relato, que el capitalismo era un relato, que las relaciones humanas eran relatos, que el supermercado era un relato, y se ponían a comentarlo. Sujeto, verbo y predicado. En cierto modo era conmovedor. Pero qué le vamos a hacer; era la única manera que tenían de comprender el mundo, convirtiéndolo en textos, en relatos, y luego aplicándole ese método de análisis que venía de la retórica romana.

Cuando aceptaran sin miedo, como él empezaba a hacer, que el mundo o tenía nada de texto, sino que era un flujo incoherente y contradictorio, desigual, desproporcionado, caprichoso inmotivado y absurdo, sin ideas fuerza, con cabos sueltos, deshilachados, sin corrientes de sentido, con intereses contradictorios, sin centro ni márgenes, amorfo, hipertrofiado aquí, pero atrofiado más allá, cuando aceptaran eso, habrían empezado a comprender la verdad. (Pág. 72 )

¿Qué os parece?  Pues la novela está plagada de opiniones sobre casi todo lo que atañe a la universidad, tanto la americana como la española. A través de los personajes con que el autor puebla la novela y de las informaciones que emanan de sus vidas, entramos en contacto con ese mundo académico que algunos creen muy noble, pero tan impregnado de bajas pasiones como otros menos divinos. La voz siempre irónica del narrador, cuenta historias tan hiperbólicas como truculentas que parodian lo humano y lo divino.

¿Y si no son imaginarias sino la verdad verdadera?
GBenito